• Español
  • English
  • ¿Sabías que el chino en realidad no es tan difícil?

    Todo lo que tienes que saber antes de empezar a estudiar chino

    ¿Sabías que el chino en realidad no es tan difícil?

    En un mundo en el que la competencia es cada vez más y más grande es muy importante diferenciarnos, es decir, destacar sobre los demás, pero… ¿cómo podemos hacerlo?

    Está claro que un punto esencial para que nuestros potenciales clientes chinos nos elijan a nosotros en lugar de a otra empresa similar es que nuestro producto o servicio sea de calidad pero, algo en lo que no se fijan muchos es en el idioma en el que nos vendemos.

    Pongamos un ejemplo. ¿No os ha pasado nunca que si estáis de viaje en otro país y de repente alguien os habla en vuestra lengua materna, sentís inmediatamente que ya sois amigos? El hecho de que alguien te hable en tu propia lengua hace que la relación de confianza entre ambos sea más fuerte y se genere más rápido.

    Esto no significa que para hacer negocios con un chino tengas que tener un nivel avanzado de la lengua, para eso están los intérpretes. Simplemente con aprender unas cuantas frases de presentación podrás hacer que la primera impresión que tengan de ti sea mucho mejor. Los chinos tienen unos sentimientos culturales muy arraigados, por lo que al aprender algunas palabras de su idioma les estarás demostrando tu interés por su cultura y su país.

    “El chino es muy difícil”

    Para empezar a aprender chino tienes que dejar a un lado la típica creencia de que es un idioma muy difícil. La predisposición de tu subconsciente a que no vas a ser capaz de aprender nada, hará que tu proceso de aprendizaje sea mucho más lento.

    Para aprender chino hay que estar motivado, es necesario que nos interese mucho lo que estamos haciendo. Tal vez ese “miedo” al chino se pueda mitigar si tenemos algunas nociones previas sobre el idioma.

    Lo que debes saber antes de estudiar chino

    ajedrez chino » Treze Marketing

    El idioma chino en general se compone de dos partes: la pronunciación y la escritura.
    La escritura son todas aquellas “letras chinas”, es decir, los caracteres. Un error muy frecuente es pensar que el chino tiene abecedario y que una vez que sepamos hacer esos “palitos” ya sabremos escribir. Nada más lejos de la realidad. El chino no tiene abecedario, ni siquiera tiempos verbales y apenas plurales o géneros.

    Hasta el momento, todo parecen ventajas. Sin embargo, la mala noticia es que solo con la escritura no es suficiente. Necesitamos saber cómo pronunciar esos caracteres. Para ello, tenemos que aprender su pinyin, es decir, cómo se pronuncia un carácter y con qué tonos.

    Cuando estamos empezando a estudiar chino, al ver por primera vez un carácter no tendremos ni idea de cómo se pronuncia, pues solo con la experiencia podemos intuir la pronunciación de un carácter que no habíamos visto nunca antes. Pongamos un ejemplo práctico:

    En la palabra 西红柿, que significa tomate, tenemos por un lado los caracteres( su forma visual) y por otro lado la pronunciación con sus “tildes”: xīhóngshì. Estas “tildes” se llaman en realidad tonos y, dependiendo del tono, podremos diferenciar un caracter de otro que tenga un pinyin prácticamente idéntico.

    En resumen, dos caracteres con el mismo pinyin y distinto tono, se corresponden en general con caracteres diferentes, que también tendrán significados distintos. Por ejemplo, 书 y 数. Estos dos caracteres a priori parece que no tienen nada que ver. No obstante, su pinyin es el mismo: shu y shu. ¿Cómo se diferencian entonces? Muy fácil, con los tonos: shū y shù. Así, tenemos que el primero significa “libro” y el segundo “número” o “cifra”.

    ¡Qué interesante!, ¿verdad? Si quieres adentrarte aún más en el fascinante mundo del chino, no lo dudes. Contacta con los profesionales de Treze.Marketing y te guiaremos en esta aventura.

    xihongshi » Treze Marketing
    Andrea Martín
    Andrea Martín

    Traductora e Intérprete