• Español
  • English
  • ¿Traductor profesional o traductor de Google?

    La importancia de confiar en los profesionales

    ¿Traductor profesional o traductor de Google?

    Los traductores, esas solitarias criaturas que se hallan en sus moradas tecleando tras las pantallas, son indispensables en la era de la globalización.

    Invertimos mucho tiempo y esfuerzo creando productos de calidad y elaborando planes estratégicos de venta dentro de nuestras fronteras. Sin embargo, una práctica muy habitual es no prestar atención al lenguaje con que lo hacemos.

    Frecuentemente encontramos en internet páginas web con faltas de ortografía o con una redacción pésima. ¿Por qué ocurre esto? A veces damos por sentado que como hablamos español y nuestros clientes también, no hace falta perder tiempo en minucias como escribir bien, pues nos van a entender igual. Esto es un error que comenten muchas empresas y que, a la larga, sale caro.

    ¿Por qué dejamos la venta de nuestro preciado producto en manos del traductor de Google?

    De igual manera ocurre con la versión traducida de nuestras campañas publicitarias, páginas web o documentos de comunicación, cuando queremos que nuestros productos se comercialicen más allá de nuestras fronteras. ¿Por qué dejamos la venta de nuestro preciado producto en manos del traductor de Google? ¿Acaso dejaríamos que un veterinario operara a nuestro hijo? Entonces, ¿por qué nunca nos acordamos de los traductores profesionales?

    Los traductores van a saber transmitir exactamente el mensaje que queremos y lo van a hacer de la mejor manera

    El traductor de Google produce buenos resultados cuando se usa con combinaciones de idiomas muy comunes y con frases no demasiado complejas. Sin embargo, cuando se trata de temas serios, que van a implicar la contratación o no de tus servicios o la compra de tus productos, debemos acudir a los especialistas. Ellos conocen perfectamente la lengua y la cultura del público meta y son conscientes de las expectativas que este tiene sobre productos concretos. Los traductores van a saber transmitir exactamente el mensaje que queremos y lo van a hacer de la mejor manera, haciendo que el impacto en los receptores extranjeros sea igual o mejor que el obtenido en los receptores originales.

    En traducción no basta con pasar un texto escrito en español al inglés, se trata de profundizar, de ir más allá. Se trata de orientar un producto a un consumidor, tal y como ocurre en el campo del marketing. Y, por supuesto, no olvidemos que existen más idiomas aparte del inglés y que daremos una imagen mucho mejor si, por ejemplo, en lugar de generalizar nuestro contenido escribiéndolo en inglés, entregamos un documento traducido al francés a un nativo de ese idioma. Como dijo Nelson Mandela, «Si le hablas a un hombre en una lengua que entiende, el mensaje le llegará al cerebro, pero si le hablas en su lengua, este le llegará al corazón».

    Además, no debemos confundir la traducción con la interpretación, pues mientras en la primera se usa un canal escrito, en la segunda el canal es puramente oral. También son diferentes las competencias que se necesitan para desarrollar una u otra. Por ejemplo, en traducción es muy importante saber documentarse para poder resolver problemas, mientras que en interpretación es mucho más importante la toma de decisiones instantánea.

    En definitiva, si existen profesionales que pueden desarrollar tareas lingüísticas de forma óptima, confiemos en ellos. El traductor de Google nos puede sacar de un apuro puntual, pero los traductores profesionales nos harán obtener mejores resultados a largo plazo en nuestro proceso de internacionalización.

    Andrea Martín
    Andrea Martín

    Traductora e Intérprete